COMUNICADO | Justicia, Encuentro y Perdón rechaza ingreso de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Como una ofensa a las víctimas del régimen venezolano y a quienes velan por la protección de los derechos fundamentales de la población, fue interpretado el ingreso de nuestro país al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

¿Cómo es posible que un Estado cuestionado por violaciones a los derechos humanos sea parte del Consejo?, es la interrogante que circuló entre activistas y expertos en la materia, a pesar de que este mismo Consejo ha expresado  que en Venezuela suceden graves crímenes contra la población, y el informe de la alta comisionada Michelle Bachelet, presentado en julio de este año, concluyó contundentemente que desde 2014 se ha puesto en marcha una estrategia orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al régimen.

El ingreso de Venezuela al Sistema Universal de las Naciones Unidas, pese a la pérdida enorme de respaldo (apenas 105 votos), nos obliga en nuestra condición de institución abocada a la defensa de los derechos humanos a renovar un respetuoso llamado a la comunidad internacional, especialmente a quienes respaldaron la propuesta venezolana en el seno de la ONU, en el entendido de que los derechos humanos son universales, que los Estados no pueden alegar principios manidos para violarlos y menos aún para evitar la rendición de cuentas ante las instancias internacionales con las que se han comprometido.                                           Vale subrayar que instancias como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU fueron establecidas para evaluar el cumplimiento de los tratados internacionales en la materia que el Estado venezolano ha suscrito libremente, pero incumple flagrantemente.

A los familiares y víctimas de violaciones de derechos humanos en Venezuela vaya nuestro abrazo solidario en este día aciago para quienes nos hemos comprometido a la búsqueda de justicia y la restauración de las libertades democráticas. Hoy más que nunca mantengamos en alto la bandera de los derechos humanos, comprometidos en seguir documentando y denunciando la crisis socio-política ante instancias internacionales. 

Tengamos en cuenta que el éxito obtenido recientemente cuando este mismo Consejo de Derechos Humanos de la ONU ordenó la creación de una comisión independiente e internacional para investigar los crímenes cometidos por el régimen venezolano desde el 2014, nos convoca a todos a sumar esfuerzos para continuar promoviendo la rendición de cuentas ante la justicia y otorgar una legitimidad reforzada a la información recabada por dicha comisión, de cara a que otros organismos o los propios países puedan adoptar medidas para presionar por una resolución democrática a la crisis.