CRÓNICA | A Mervins Guitián, un joven especial de 26 años, lo sorprendió la muerte a escasos metros de su casa

“Difícilmente Mervins representaba una amenaza real para el funcionario que lo asesinó. Los testigos comentan que le dieron la voz de alto, pero en medio de su discapacidad es probable que no haya comprendido cabalmente, y no se detuvo. Luego intentó alzar los brazos y en ese momento le dispararon”

son palabras de Mileydi Rengifo, tía de Mervins Guitián, quien así nos describió el momento cuando fue asesinado este joven caraqueño, el 20 de abril de 2017.


Era jueves, y una vez caída la tarde, Guitián arribó a la casa de su tía de crianza, Raquel Zambrano, donde se entretuvo a la espera de que terciaran los ánimos de un sector de la población que protestaba por la situación económica, social y política del país, en medio de ataques combinados de grupos paramilitares y funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana que detonaban cantidad ingente de gas lacrimógeno hacia la entrada del sector 5 de julio de Petare.


Mervins, que debido a la escasez de medicinas sufría aproximadamente diez convulsiones al día, se encontraba bajo el resguardo de familiares y en ningún momento formó parte de la protesta.

“¡Por eso duele profundamente cómo lo mataron!”, lamenta su tía, mientras repasa la hoja de vida del malogrado joven que alcanzó a cursar algunos años de educación especial y logró afiliarse a la Confederación de Sordos de Venezuela (Consorven), esa asociación que a diario lucha para concienciar a la población sobre los derechos de las personas con discapacidad auditiva, a fin de lograr incluirlos en la sociedad. Guitián, quien también presentaba la condición de discapacidad intelectual y la pérdida de la visión debido a una meningitis que sufrió a temprana edad, fue un joven emprendedor, realizó cursos de carpintería y al momento de su muerte laboraba en el área de mantenimiento de la Alcaldía del municipio Sucre, estado Miranda, donde gozaba del aprecio de sus compañeros de trabajo.


Testigos del asesinato recuerdan que en ningún momento Guitián representó un peligro letal para los militares, por eso califican su muerte de absurda y rechazan el uso de armas de fuego en el control de protestas ciudadanas, tal como señala el texto constitucional, en el artículo 68.

Hoy, a tres años y seis meses del crimen, parientes y amigos se mantienen denunciando presuntos retardos en el proceso judicial, al tiempo que continúan clamando justicia ante la inacción de las autoridades encargadas de esclarecer el caso y encarcelar a quienes cometieron este asesinato.

“El caso está paralizado desde el 2019, no hay avances en el proceso judicial, siento que se colocan muchas trabas como para paralizar las cosas y crear desesperanza. En el expediente aparecen los nombres de tres funcionarios de la Guardia Nacional al parecer señalados de participar en el crimen, pero no sabemos más. Yo aprovecho para hacer un llamado a la justicia, que cese la impunidad, no permitan que la muerte de mi sobrino quede en el vacío, nosotros, toda la familia, seguiremos luchando”

indicó Mileydi Rengifo, una noble mujer venezolana a quien la desesperanza inducida no la priva de los dones de la paciencia y la perseverancia en las causas justas.

PERFIL

Mervins Fernando Guitián Díaz nació en Caracas el 3 de agosto de 1991. Fue el único varón de una familia de tres hermanos.
A pesar de perder a su madre a temprana edad y sufrir discapacidad intelectual, auditiva y de visión debido a una meningitis que sufrió a temprana edad, fue un joven emprendedor que cursó estudios en el área de carpintería y laboró en la unidad de mantenimiento de la Alcaldía del municipio Sucre (Mir) hasta el día de su muerte.

DERECHOS Y GARANTÍAS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

En Venezuela, los inicios para el reconocimiento jurídico y social, de las personas con discapacidad, se dieron con la Ley para la Integración de las Personas Incapacitadas -LIPI-, publicada en la Gaceta Oficial Nº 4.623, Extraordinario, de fecha 03 de septiembre de 1993 la cual resaltaba la igualdad de oportunidades educativas, laborales y sociales. 
Esta ley fue derogada, con la promulgación de la Ley para Personas con Discapacidad -LPPCD-, en Gaceta Oficial Nº 38.598, de fecha 05 de enero de 2007, cuya finalidad es regular los medios y mecanismos, que garanticen el desarrollo integral de las personas con discapacidad, de manera plena y autónoma, de acuerdo con sus capacidades.
Comparte esta noticia en