Boletín #45 – Aumenta cifra de abusos y violaciones de derechos civiles y políticos

Editorial 

Aumenta cifra de abusos y violaciones de derechos civiles y políticos en una Venezuela sumida en una emergencia humanitaria compleja en la que pandemia por el Covid19 – previsiblemente – agravó la ya muy precaria calidad de vida de los venezolanos; desasistidos, inmovilizados y soportando una crisis económica sin precedentes. El Estado en respuesta, incrementó la persecución y la política de silenciar las voces de quienes informan sobre esta situación y de quienes defienden a quienes sufren más duramente los impactos del abandono gubernamental. 

 

Al momento de escribir estas líneas tres activistas de derechos humanos: Javier, Rafael y Omar, colegas de FUNDAREDES permanecen tras las rejas de la cárcel política, incomunicados y sin defensa, ese es el castigo por denunciar violaciones a los derechos humanos y acompañar a una población afligida. También lo está Ada, una enfermera que en su desespero de cumplir con su deber de salvar vidas levantó su voz exigiendo las condiciones mínimas para hacerlo, y resultó entonces que para quienes ejercen el poder clamar por insumos para garantizar la atención médica a los enfermos es lo mismo que instigar al odio, parece más el título de una siniestra novela.  

 

Y cuando creemos que ya no podríamos si no narrar desesperanza y azote, encontramos a más de 20 venezolanos dispersados por los estados del país en los que se agrupa la mayor cantidad de víctimas de la represión (Carabobo, Lara, Mérida, Táchira y Zulia) documentando, denunciando y difundiendo la violación a los derechos humanos en sus regiones, y no son ciudadanos cualquiera, son víctimas indirectas de esa represión; son los padres, hermanos, esposas de quienes fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales en el contexto de manifestaciones pacíficas, son los delegados de Justicia Encuentro y Perdón, quienes nos narran la ruina de un  país, pero que al mismo tiempo nos recuerdan que cuando todo parece perdido nos queda un último recurso, el más poderoso de todos: la esperanza. 



Y entonces, ante tanta gallardía extendemos nuestras manos y les ofrendamos Una flor por la memoria, para rendir tributo a quienes perdieron su vida intentado recuperar un país para todos, también para sus familias que a pesar de las más terribles adversidades siguen dando ejemplo de dignidad y perseverancia, lo es finalmente para una Venezuela obligada a construir memoria sobre sus dolores para garantizar la paz y el bienestar del futuro por venir. 

Martha Tineo
Coordinadora General de Justicia, Encuentro y
Perdón



boletin-jep-45_compressed-1


30/07/2021

Tags usados: | | |
Comparte esta noticia en