Boletín #38 – Las secuelas emocionales y psicológicas de la violencia institucional

EDITORIAL

Cerramos este año 2020 constatando como los patrones de represión y persecución política se incrementaron significativamente en Venezuela, más aún desde que fueron implementadas las medidas de confinamiento para hacer frente a la pandemia.

El COVID-19 y la Emergencia Humanitaria Compleja se le sumaron a la falta de voluntad de investigar y condenar los crímenes contra los derechos humanos cometidos en nuestro país, dejando a la vista las debilidades de nuestro sistema de justicia.

Otra preocupación fue el incremento de señalamientos y acciones a objeto de la criminalizar y perseguir a los defensores de derechos humanos y organizaciones humanitarias, todas estas, razones por las que ciertamente el futuro 2021 resulta inquietante.

Pese a tanto desmán, la otra cara de la moneda nos demuestra que en este 2020 las organizaciones de sociedad civil hemos asumido nuestro deber, no solo de documentar las violaciones masivas a los derechos humanos, sino además de impulsar procesos de justicia ante instancias internacionales y procurar el protagonismo de las víctimas como centro de este este accionar.

Los contundentes pronunciamientos de los mas altos organismos internacionales de justicia sobre la situación venezolana, así nos lo confirman: el esfuerzo de todos, permitió oportunos avances que nos alientan a proseguir.

Desde una mirada particular, en Justicia, Encuentro y Perdón este año, ahondamos en la necesaria labor de sensibilizar a la sociedad toda en torno a su participación en la promoción, defensa y vigilancia de los DDHH y, más aún, emprendimos acciones a favor de la construcción de la memoria histórica y reparación integral a las víctimas, bajo la convicción de que Recordar en una forma de hacer Justicia.

Para 2021 el reto lo constituye mantener informados a los mecanismos internacionales de protección ya activados sobre Venezuela, por ejemplo; la Misión de Determinación de Hechos, y muy a pesar de los riesgos que este compromiso supone, sin lugar a dudas seguiremos trabajando entusiastas, con esperanza, sabiendo que la justicia ya no es solo una expectativa.

Continuaremos con y por Venezuela, trabajando en la reconstrucción del tejido social, atendiendo fielmente nuestro mandato: Justicia, Encuentro y Perdón.

Por: Martha Tineo

Coordinadora General de Justicia, Encuentro y Perdón

boletin-jep-38_compressed_compressed-1-1

Tags usados: | | |
Comparte esta noticia en