MEMORIAS | «Mi hija adorada» Por Rosa Orozco

Mi hija adorada,
Cada día que pasa pienso ¿Por qué a ti? ¿Por qué te pasó eso a ti? He buscado respuestas en los 5 meses que han pasado, le pregunto a mi padre todos los días, ¿Por qué no te tengo cuando tu eres mi fuerza y mi vida? Por ti estoy firme y trabajando en esta vida que es tan difícil.
Pido sabiduría y resignación todos los días, no comprendo ¿Por qué ese guardia te quitó la vida? ¿Por qué? Si tú nunca le hiciste daño a nadie, eres buena hija, amiga y como persona eres humanitaria.
Todo eso lo pregunto a diario, nunca tuviste rencor por nadie. Desde el momento en que ese disparo en tu cara que te quitó la vida, mi vida se fue contigo y con ella mi alegría.
Sigues y seguirás en mi alma y mi corazón, me ayudas a continuar en esta lucha, en la que te enseñé a luchar y a querer a tu país Venezuela, lo hago por ti y por todos esos jóvenes que te acompañan.
Gracias te doy por haber estado y por estar, por seguir conmigo en esta lucha.
Te amo mi vida, eres mi luz y mi amor, sigues con nosotros y te doy mil gracias por darme la fuerza que necesito para seguir adelante.

Por siempre, tu má.